Pensión compensatoria, ¿qué es tras un proceso de separación o divorcio?

Cuando una pareja se separa y uno de sus miembros era el que sustentaba a la familia económicamente, esto provoca un desequilibrio importante. La otra persona puede verse en serios apuros para hacer frente a los gastos que tiene, como el pago de la hipoteca, gastos de luz y de agua, entre otros. Cuando esto ocurre, existe la posibilidad de recurrir a la pensión compensatoria, una contribución económica a la que tendrá derecho.

¿Qué es la pensión compensatoria?

La pensión compensatoria es una cantidad de dinero que uno de los cónyuges le da al otro tras un proceso de separación o divorcio si su situación económica empeora debido a este hecho. Este derecho está recogido en el artículo 97 del Código Civil y permite garantizar que la persona que puede salir más perjudicada de la ruptura, mantenga un nivel de vida similar al que llevaba cuando estaba conviviendo con la otra persona en pareja. 

¿Cómo se calcula la pensión compensatoria?

Para calcular la pensión compensatoria, el Código Civil establece que se tendrá en cuenta la edad y también el estado de salud. No será lo mismo que la pareja tenga 30 años y no tenga ninguna enfermedad ni problema, que si esta tiene 60 y alguna patología diagnosticada. Los dos casos no son iguales y, por tanto, se tendrá en cuenta para saber cuál será la cuantía más justa para que su calidad de vida sea la adecuada.

Asimismo, también se valorará la formación y capacidad de la persona de acceder a un empleo, la duración del matrimonio y si se ha dedicado enteramente al cuidado de la casa y de los hijos. A pesar de todo esto, el juez tendrá la palabra final para hacer este cálculo, revisar los acuerdos que hayan establecido los cónyuges y tomar una decisión. 

Casos en los que no procede la pensión compensatoria

A pesar de lo anterior, no siempre se puede pedir una pensión compensatoria, ya que hay situaciones en las que esto no procede. Estos casos son:

  • Cuando la separación o divorcio afecta económicamente a los dos cónyuges por igual, sin que exista ningún tipo de desigualdad. En este tipo de situaciones, uno no puede darle una pensión compensatoria al otro, puesto que también está en una circunstancia difícil en lo referente al dinero. 
  • Cuando el nivel de vida se mantiene y no se produce ningún desequilibrio. Esto puede pasar si se tiene un trabajo, ahorros, etc. Por lo tanto, aunque uno de los cónyuges pueda salir de la relación teniendo un trabajo mejor y mayores ingresos, si esto no afecta en el que el otro acabe en la calle o tenga dificultades para asumir las facturas, la pensión compensatoria no procederá. 

¿Cuál es la duración de una pensión compensatoria?

Esto dependerá un poco de cada circunstancia. Si el divorcio o separación tiene lugar en una edad avanzada en la que hay enfermedad de por medio, tal vez la pensión compensatoria acabe siendo vitalicia, es decir, de por vida. Pero, esto sucede tan solo en casos muy concretos, ya que lo habitual es que acabe teniendo un fin.

Cuando la pensión se establece periódicamente, pero con tiempo máximo limitado, lo que se suele tener en cuenta son los años de convivencia que ha mantenido el matrimonio. Así, por ejemplo, si llevaban 19 años juntos, la pensión tendrá una duración mayor que si la convivencia ha durado solamente 1 año. 

La pensión compensatoria es, por tanto, una herramienta fundamental para garantizar el bienestar económico del cónyuge, que puede salir más perjudicado de una separación o divorcio, durante un tiempo determinado. Se trata de una pensión a la que se tiene derecho y que se puede solicitar. En Abogadas Asociadas te podemos ayudar.