¿Cómo declarar un alquiler vacacional?

¿Cómo declarar un alquiler vacacional?

¿Sabías que en España hay alrededor de 300 000 alquileres turísticos? Según una nota de prensa del 2021 del Instituto Nacional de Estadística (INE), el número superaría los 294 000. Y es que dado que nuestro país vive del turismo y que le puedes sacar una gran rentabilidad a tu segunda vivienda poniéndola a disposición de quienes deciden visitarlo cada año, hoy en Abogadas Asociadas queremos que sepas cómo declarar un alquiler vacacional. Para que no te olvides de estos ingresos a la hora de hacer la declaración de la renta.

¿Qué se considera un alquiler turístico?

Lo primero que haremos será definir lo que se considera un alquiler turístico. Para ello, el Real Decreto Ley 7/2019 lo define como: “la cesión temporal de uso de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato, comercializada o promocionada en canales de oferta turística o por cualquier otro modo de comercialización o promoción, y realizada con finalidad lucrativa”. 

¿Tienes que declarar tu alquiler vacacional?

Teniendo lo anterior claro, debes, por tanto, declarar los ingresos de Airbnb u otros inmuebles que sean de tu propiedad y se encuentren en un régimen de alquiler vacacional. La pregunta que puede que te hagas es qué pasa cuando esa vivienda está vacía, es decir, no hay nadie que resida en ella. En estos casos, te recomendamos que tengas muy presente lo siguiente. Apúntalo para que no te olvides:

  • 1º periodo en el que la vivienda se encuentra alquilada: los ingresos íntegros que percibas por esto debes declararlos ante Hacienda y podrás deducir los gastos (rehabilitación del inmueble, suministros del hogar, etc.) siempre teniendo en cuenta la proporción de los días en los que tu propiedad ha estado ocupada.
  • 2° periodo en el que la vivienda está libre: durante los días o meses en los que esta se encuentre a disposición de los propietarios, por no estar habitada por ningún inquilino, habrá que declarar la renta imputada por Hacienda por tener una segunda vivienda. Esta será generalmente de un 2 %, como afirma la AEAT.

No declarar un alquiler Airbnb, ¿qué consecuencias tiene?

Como ves, incluso cuando está libre, hay que declarar un alquiler turístico. Pero ¿qué puede ocurrir si no estás pendiente de esto, no lo has hecho el año anterior o es el primer contacto que tienes con esta información? Pues que si Hacienda lo sabe te llegará una sanción tanto al no declarar un alquiler Airbnb como si no has solicitado la licencia para que tu vivienda pueda acogerse a este régimen. 

Cada comunidad autónoma establece sus propias sanciones ante este hecho. En el caso de que tu vivienda en alquiler se encuentre en Valencia, la multa puede llegar hasta los 600 000 euros. Esta será mayor o menor dependiendo de la gravedad y del retraso, por ejemplo, si te has negado a declarar el alquiler vacacional el año anterior es posible que a la sanción se le sumen los intereses de demora. Por tanto, nuestra recomendaciónes que cumplas siempre con las obligaciones fiscales, a la larga sale más barato y menos problemas. 

El modelo 179 y la declaración de la Renta, cruciales para declarar el alquiler de tu piso vacacional

En Abogadas Asociadas sabemos que declarar el alquiler de tu piso vacacional es crucial, por eso, debes saber que existe un modelo para ello, el 179. Sin embargo, este solo lo presentan ante Hacienda las empresas intermediarias, como Airbnb. Si tienes tu piso de alquiler en esta plataforma tienes que ser consciente de que Hacienda lo va a saber debido a esto. A pesar de esto, ¿qué es lo que debes hacer tú? 

Sencillamente, la declaración de la Renta en la que deberás tener en cuenta lo siguiente:

  • Los ingresos derivados del alquiler tendrás que incluirlos en la casilla 0102. No deduzcas ningún gasto, pues esto lo harás más adelante. 
  • Los datos del inmueble que está en un régimen de arrendamiento debes completarlos en las casillas 0062 – 0075.
  • Al declarar el alquiler de tu piso tienes que marcar en la casilla 0076 los días en los que ha estado libre y a tu disposición. 
  • Los gastos deberás concretarlos en las casillas que correspondan. Por ejemplo, en la 0107 pondrás aquellos destinados a la reparación y conservación del inmueble, mientras que los impuestos (de basura, limpieza, etc.) van en la 0115.

Ten en cuenta que puedes deducirte los intereses de la hipoteca, reparaciones de la casa alquilada, los impuestos, la comunidad, compra de electrodomésticos o muebles, o el seguro del hogar, entre otros. En ocasiones, esto no se sabe, lo que puede hacer que pagues mucho más de lo que deberías. Por esta razón, siempre es mejor pedir ayuda.

Declarar tu alquiler vacacional puede ser un quebradero de cabeza, sobre todo, si no quieres consumir tu tiempo intentando hacer la declaración de la Renta y buscando todas las dudas que te surgirán. Por eso, en Abogadas Asociadas podemos hacerlo por ti. Tenemos la formación y experiencia necesarias para que puedas declarar tu alquiler turístico sin miedo a cometer errores. Pues estos ¡puedes pagarlos muy caros! Ponte en contacto con nosotras y cuéntanos tu caso.

Abogados y declaración de renta: una buena idea de cara al cierre del ejercicio

Abogados y declaración de renta: una buena idea de cara al cierre del ejercicio

¿Has pensado en contar con la ayuda de una abogada para tu declaración de renta? Si la respuesta es sí, ¡enhorabuena! Estás en el camino correcto, y más cuando se acerca el cierre fiscal.

 

Si tu respuesta es que no o no estás del todo seguro, no pasa nada. Hoy en Abogadas Asociadas te explicaremos algunas de las razones por las que contar con la asesoría de un experto es una excelente idea para evitar quebraderos de cabeza, inconvenientes con Hacienda y ahorrar en tus obligaciones fiscales.

Por qué es bueno contar con un abogado en tu declaración de renta

 

Como seguro que ya sabes, la declaración del IRPF es una de las mayores responsabilidades fiscales de cualquier ciudadano español. Sin embargo, aunque existen numerosos tutoriales y guías, el procedimiento puede llegar a convertirse en todo un reto, ya que es necesario contar con conocimientos legales y financieros que no todos tienen. 

 Ante esta realidad, la mejor opción es valerse de la ayuda de una abogada especialista en la materia, quien además de la práctica que dan los años de experiencia, maneja toda la información pertinente. De esta manera, tendrás la garantía de no cometer errores, además de disfrutar de algunos beneficios.

  •  Análisis detallado de tu caso 

 Cuando un abogado realiza una declaración de renta, evalúa la situación de la persona de forma individual, considerando las deducciones, excepciones o particularidades propias de cada realidad. 

Por ejemplo, si eres un autónomo que presentó el modelo 130 trimestralmente, deberás revisar la información recopilada en Hacienda y añadir los gastos. Pero, si no realizaste los abonos, deberás presentar el modelo 100 además la declaración. De igual forma, un abogado considera si has tenido subvenciones o ayudas, prestaciones por cese de actividad, afectaciones por un ERTE, etc., y en cualquier caso actúa según lo que proceda.

 

  • Conocimiento fiscal actualizado  

Al desempeñarse en ese ámbito, el abogado maneja todos los términos legales, jurisprudencias e interpretaciones, y está al tanto de las actualizaciones que se presenten en la legislación fiscal. Así, es capaz de gestionar tus impuestos considerando hasta los detalles más recientes, que de hacerlo por cuenta propia posiblemente dejarías pasar.

  • Optimización de los rendimientos 

Otro punto importante es que gracias a sus conocimientos, un especialista es capaz de ayudarte a ahorrar dinero al optimizar tus rendimientos, logrando devoluciones o buscando disminuir los ingresos a Hacienda tanto como sea posible. Por supuesto, siempre dentro del ámbito legal. Para ello, considera todos los gastos deducibles y la forma de justificarlos, las deducciones generales y autonómicas a las que tienes derecho, entre otros.

 

  • Comprobación minuciosa de datos 

 

En el momento de efectuar la declaración del IRPF, Hacienda ofrece un borrador base con todos los datos que tiene sobre el contribuyente. Si bien resulta una ventaja, ya que agiliza parte del trabajo, es importante corroborar esa información para evitar enviar datos incorrectos o incompletos e incurrir en alguna sanción. Para hacerlo, el profesional te pedirá una serie de documentos que le permitan comprobar si tu situación actual corresponde con lo registrado.  

  • Mayor tranquilidad y seguridad 

 El hecho de que tu declaración de la renta esté en manos de un abogado te ayudará a comprender mejor los conceptos por los que debes tributar. Además, tendrás la tranquilidad de saber que el trámite se efectúa a través del procedimiento correcto, cumpliendo la normativa vigente. 

 

Por otra parte, este profesional cuenta con un seguro de responsabilidad civil que lo respalda en caso de cometer alguna imprudencia o negligencia. En ese escenario, podrás solicitar una cobertura según las garantías contratadas.

Antes de confirmar tu declaración de renta…

 

Te recomendamos que sigas estas recomendaciones: 

  • Verificar tus datos personales y familiares, a fin de actualizar la información si tuviste un cambio de domicilio o estado civil, si hay un nuevo miembro en tu familia o si tienes alguien a tu cargo.
  • En caso de haber vendido o donado algún bien, incluirlo en la declaración la ganancia o pérdida de patrimonio.
  • Revisar si se presentan de forma correcta las deducciones generales a las que tienes derecho.
  • Comprobar si aplicas las deducciones autonómicas en tu región.
  • Repasar uno a uno los ingresos y pagos registrados.

Y, por supuesto, solicitar la ayuda y asesoría de un abogado si la declaración de la renta te resulta un procedimiento complejo.

En Abogadas Asociadas podemos hacerlo por ti. Contamos con toda la preparación necesaria para ayudarte a decidir lo que más te conviene en materia fiscal y lograr que solo pagues lo justo en tu declaración de renta, accediendo a todas las deducciones correspondientes. Contáctanos y estaremos encantadas de echarte una mano y poner en orden tus cuentas.